Tags

, , , , ,

Existen novelas que llaman la atención por su argumento, por los personajes o por todo a la vez. Y existen novelas que no tienen necesidad de sobrecoger porque, en sí mismas, son una bomba capaz de despertar miles de sentimientos y de sensaciones. Postergados Mártires es una de ellas. La Guerra de Bosnia contada desde el punto de vista que faltaba: el del soldado.

Carlos Collado, el protagonista de la novela, es Pablo Peña Quirol. Aunque más bien habría que decir que es varios personajes reales a la vez. Soldados que vivieron la Guerra de Bosnia en primera persona y que estuvieron allí. Pablo Peña Quirol es quien representa a tantas otras que vieron con sus propios ojos el horror de la guerra y quien honra a su vez, la trágica pérdida de los que sirvieron en los Balcanes. En particular, su compañero y amigo Raúl Berraquero Forcada, quien perdió su vida en 1994. Su recuerdo bien merecía una novela, Postergados Mártires.

Pablo Peña Quirol Postergados Mártires Editorial Altera

Pablo Peña Quirol, autor de ‘Postergados Mártires’.

Blog Áltera: ¿Por qué Postergados Mártires?

Pablo Peña Quirol: Postergados Mártires es un homenaje a nuestros compañeros caídos, y en especial al soldado Raúl Berraquero Forcada, el cual nos dejó a sus 19 años de edad. No obstante, todos los nombres de los fallecidos que aparecen en la novela son ficticios, por respeto a sus familias, dado que en muchos casos no hemos podido contactar con ellas. El  capítulo VII Postergados Mártires, narra como con su sacrificio salvaron a un país condenado, con la única premisa del deber cumplido. Un precio impagable el de sus jóvenes almas.

B.A: ¿Cómo era Raúl?

P.P.Q: Era un chaval criado en el seno de una familia humilde de Madrid, muy voluntarioso y con una disposición absoluta para emprender cualquier tipo de misión. Con mucho futuro por descubrir. Un futuro que se truncó demasiado pronto, cuando encontró su fatal designio a sus 19 años. Es entonces cuando te das cuenta de que no eres nada. Que tienes que disfrutar del momento como si fuera el último de tu vida.

B.A: De ahí surgió esta novela…

P.P.Q: Exacto. Surge tras una reunión de antiguos compañeros que servimos en Bosnia Herzegovina. Por aquel entonces nuestra media de edad no pasaba de la veintena y muy pocos habían salido de España a conocer mundo. Muchos pasamos de un país democrático, con unas reglas y unas normas de convivencia, a otro con antiguos odios instaurados y azotado por una carnicería despiadada por parte de las tres etnias que poblaban el país: la bosniaca ―musulmana―, la bosnio-croata ―cristianos católicos― y la serbo-bosnia ―cristianos ortodoxos―. En resumen, Postergados Mártires es la conjunción de múltiples relatos reales de soldados españoles que cumplimos nuestra misión en dicho país.

Portada Mártires Postergados editorial AlteraB.A: ¿Cuál es el principal objetivo de esta novela?

P.P.Q: Pues ofrecerle al lector la oportunidad de conocer de una forma simple, lo que allí ocurrió. Existen grandes libros de historia, que analizan el conflicto desde un punto de vista técnico. Con infinidad de datos y nombres que enmarañan aún más la difícil situación al lector de a pie. Este libro plantea un ambicioso reto, al relatar desde un punto humano la visión del soldado. El equipo de nuestro protagonista nos muestra las entrañas de una posguerra cruel, ofreciendo una visión en primera persona, de la zona de operaciones a mediados de los 90. Con esto no quiero desmerecer los demás trabajos, pero creo que es necesario complementar este tema con la experiencia de un soldado. A fin de cuentas, son los que pisan la calle y se enfrentan a diario con infinidad de situaciones hostiles. Es necesario dar a conocer sus sentimientos, emociones y la manera de interpretar todo lo que le rodea, cómo le afecta, etc.

B.A: ¿Consideras que con este libro el lector tendrá una imagen muy distinta de cómo ha conocido hasta la fecha la Guerra de Bosnia?

P.P.Q: Por supuesto que sí. Este conflicto se narró desde un enfoque periodístico. Todos recordamos las crónicas de Arturo Pérez-Reverte, por poner el ejemplo más conocido, sus escaramuzas, las imágenes tomadas en algunos frentes de batalla, junto a francotiradores, etc. En Postergados Mártires el lector irá dentro de un vehículo de reconocimiento, recorriendo los distintos escenarios, y cumpliendo las misiones que se nos encomendaban, en algunos casos de hasta 24 horas. Desde nuestra base enclavada en Dračevo, el lector viajará por todo el país, siendo testigo de un trabajo intenso, tedioso, y agravado por el dolor de la pérdida de compañeros en zona. Es necesario que la gente conozca el lado humano de un militar, que sin vacilar se adentra en un país extranjero en misión de paz.

B.A: ¿Se puede ser militar y velar por el mantenimiento de la paz?

P.P.Q: No solo se puede, sino que además se ha demostrado por parte de nuestras fuerzas armadas. Fue muy difícil conseguir este objetivo. Teníamos que ser agredidos por arma de fuego para poder defendernos. Y eso en un país donde todo el mundo poseía una o más armas de este tipo, imagínate. El AK-47 era el pan nuestro de cada día en cualquier pueblo, donde los niños nos daban la bienvenida con pistolas Makarov entre sus manos.

B.A: En la novela también habrá espacio para la crítica, si se entiende como tal, visto lo que tuvo que vivir Carlos Collado, el protagonista de la novela…

P.P.Q: El soldado no es más que un reflejo de la sociedad, y como cualquier ciudadano, también se siente indignado con la corrupción existente, o con la ambición de unos políticos que llevaron a sus pueblos a una guerra absurda…

B.A: Porque el conflicto que conociste no tiene nada que ver con lo que se contó…

P.P.Q: La verdad es que apenas conocíamos más allá de nuestras fronteras. Nos fuimos con unas breves nociones de lo que era el conflicto, antes de aterrizar en Bosnia. Lo que nos encontramos allí fue algo totalmente diferente: el horror de la gente, el odio encarnizado lastrado desde la Primera Guerra Mundial, vecinos degollándose entre si…

B.A: ¿Hubo malos y buenos? ¿Qué etnia era la mejor?

P.P.Q: Ese fue el gran error de los que no estuvisteis allí. El conflicto se vendió a la opinión pública, manipulado por los intereses políticos de las grandes potencias occidentales del momento. Por suerte yo tuve la oportunidad de interactuar con las tres etnias y darme cuenta por mí mismo de que ninguna era mejor que otra. Todos los habitantes de Bosnia eran gente humilde, que fueron arrastrados a la guerra por culpa de sus líderes políticos. Estos aprovecharon el favor religioso y los medios de comunicación, para crear odios inusitados entre su gente. El cóctel tenía que ser mortal a la fuerza.

B.A: Un conflicto que os cambió la vida…

P.P.Q: En efecto. El Carlos Collado que llegó a Bosnia a comienzos de los años 90 y el que regresa posteriormente a España, son dos personas distintas, en su manera de ver las cosas, de pensar, de sentir… Todo lo que sufrió allí le arrancó el corazón en vida y le dejó una huella imborrable en su alma. Te puedo asegurar, sin entrar en escenas escabrosas, que una experiencia así le cambia la vida a cualquiera que tenga una mínima sensatez y sea una persona con sentimientos. Más cuando fallece un compañero en acto de servicio.

B.A: En definitiva, Postergados Mártires trata de transmitir el lado humano de la Guerra de Bosnia.

P.P.Q: El conflicto se explica de modo muy humano y se aleja de tecnicismos, con diálogos directos para no agobiar al lector. Es una oportunidad única de entender un conflicto manipulado hasta la saciedad, y conocer las vivencias de quienes nos dejamos la piel para devolver la normalidad a aquellos que lo perdieron todo en la guerra. Es una historia de horrores, de odio, de muerte, pero también de humanidad, de valores… Imágenes que te asaltan una y otra vez por la noche, mientras duermes. Y el recuerdo de nuestro compañero Raúl Berraquero Forcada. Publicar esta obra ha sido un desahogo, y una manera de vomitar todo ese malestar que llevábamos dentro.

Y si quieres saber más acerca de esta novela, no te pierdas su booktrailer:

Advertisements