Tags

, , , ,

Rebelde, incomprendida, acusada de ninfómana, de mantener relaciones sexuales con sus hermanos, conspiradora… Margarita, la última reina de la casa de Valois, fue todo un personaje. Uno de los principales de La corte del diablo de Montserrat Suáñez. ¿Quieres conocerla un poco mejor? Merece la pena…

Margarita de Valois, personaje de La corte del diabloMargarita de Valois desfila por las páginas de La corte del diablo mostrándose tal y como era: rebelde, indómita y demasiado ardiente, para consternación de Catalina de Medici. Un alma deseosa de alcanzar la libertad que nació el 14 de mayo de 1553 en el castillo de Saint-Germain-en-Laye. La que todos llamaban cariñosamente como Margot fue la séptima hija de Enrique II ―al que no conoció demasiado pues murió en una justa en 1559― y de la misma Medici ―con la que siempre mantuvo una relación distante―. Su educación y belleza hicieron de las princesas que más llamaban la atención en la corte, en la que se instaló al ascender al trono su hermano Carlos IX. Y a partir de ahí…

Desde ese momento comenzó su relación con Enrique, el Duque de Guisa, uno de los líderes más radicales en un clima de enfrentamiento entre católicos y protestantes que estaba a punto de estallar, que se fue estrechando. Hasta el punto de que tanto el rey como la reina madre no querían saber nada de esa relación, lo que provocó la ira de Margarita y su alojamiento tanto de su madre como de su hermano.

Fue entonces cuando Catalina pensó que había llegado el momento de buscarle un pretendiente: desde Don Carlos, el hijo de Felipe II hasta Don Sebastián de Portugal. Finalmente, el elegido vino de Navarra, otro Enrique. A pesar de las diferencias religiosas existentes entre ambos ―Enrique de Navarra era protestante y Margarita, católica―, se celebró en medio de un tenso ambiente como consecuencia de la conocida como Matanza de San Bartolomé, ocurrida el 24 de agosto de 1572.

Portada La corte del diablo Monserrat SuáñezA partir de ese momento, Margarita tuvo que asistir al ambicioso deseo de su marido por derrocar al entonces rey Enrique III, tiempo en el que Francia vivió una cruenta guerra civil. Ella, por su parte, se dedicó a escandalizar a la corte con encadenados amoríos y supuestos embarazos y consiguientes abortos. Finalmente, Margot fue encerrada en el castillo de Usson por orden de su hermano, el rey Enrique, y con la connivencia de su propio marido desde 1586 hasta 1593, cuando se reconcilió con él, ya como Enrique IV, nuevo rey de Francia. Aunque éste no tardó en pedir la separación de su mujer dado que estaba conviviendo con su amante, Gabrielle d’Estrés, con la que había tenido un hijo. Margarita sólo aceptó una vez muerta aquélla, en 1599.

En resumen, Enrique tardó lo justo en casarse con María de Médici y Margarita, en acabar sus días en un palacio construido frente al Louvre, donde prosiguió protagonizando escándalo tras escándalo para bochorno de la corte, en particular, y de los parisinos, en general, hasta su muerte el 27 de mayo de 1615. Su fallecimiento puso fin a la dinastía de los Valois, sin descendientes, mientras que la estirpe de su marido iniciaba una larga trayectoria en la historia de Francia.

Advertisements