Tags

, , , ,

¿Bohemio? ¿Un explorador? ¿Un aventurero? ¿Un ecologista convencido? Un levantamiento, una huida, una peregrinación por diversas tierras y el descubrimiento de su verdadera tierra labraron el carácter de Ludwig Salvator de Habsburgo y de la Toscana, el Príncipe del Mediterráneo.

La existencia de este personaje, que María Bastitz recrea en su novela El príncipe del Mediterráneo, que ha sido galardonada con el Premio Hispania de Novela Histórica, es tan apasionante como la vida que le tocó vivir. La suya se antojaba plácida y llena de privilegios al calor de una de las familias más importantes de Europa, y se quebró repentinamente por culpa de una naturaleza un tanto enfermiza que obliga a su familia a trasladarlo a Venecia, donde asistirá al fallecimiento de su prometida, Matilde. El posterior levantamiento garibaldino arrebatará a su familia el Gran Ducado de la Toscana. Es el principio de su nueva vida.

archiduque Ludwig Salvator de Habsburgo Blog novedades Altera

Foto cortesía Diario de ibiza.

Viajes, amistades, nuevas tierras por conocer… El Nixe, yate en el que se desplaza por el Mediterráneo, le permite descubrir un nuevo mundo a sus ojos,  muy alejado de Trieste donde estableció su residencia tras abandonar la Toscana. Un mar, sus pasiones, ilusiones, su vida. Ludwig es un gran dibujante, es políglota, posee una cultura enciclopédica, ama y conoce la naturaleza. Visita islas, recorre pueblos, estrecha lazos con la gente que cruza en su camino… Hasta que lo hacen las Baleares.

Y eso ocurrirá en 1867. En apenas tres semanas recorre el interior de Ibiza y de Formentera; circunvala sus costas, recoge datos y materiales; y escribe una obra ―Las Baleares descritas por la palabra y la imagen― tras la que vendrán más de 60 entre monografías, crónicas, ensayos, etc. Túnez, los golfos de Corinto y de Buccari, Trípoli, Egipto, Capri, el Adriático… Pero, por encima de todo, las Baleares, islas a las que ató su destino en forma de alma aprisionada por varias propiedades; como la de Miramar, en Mallorca, donde vivió rodeado de una corte de marineros, campesinos, secretarios, institutrices… y hasta de amantes.

La vida de un príncipe. El Príncipe del Mediterráneo.

FUENTE: Diario de Ibiza

Advertisements