Tags

, , , ,

Es una de esas rutas que merece la pena hacer si uno está pasando unos días en Mallorca. Espectaculares paisajes, fincas de ensueño… Y el recuerdo siempre presente de Luis Salvador de Austria, El Príncipe del Mediterráneo, cuya vida rememora María Bastitz en su última novela.

Mallorca merece una visita, o dos, o tres. Y más después de leer El Príncipe del Mediterráneo, de María Bastitz. Te darás cuenta de que la vida de Luis Salvador de Austria dio para escribir más de una novela. Por eso, si te pica la curiosidad y decides dejarte caer por la mayor de las Gimnesias, el blog Lalaviajera.com ha realizado una interesante ruta que te resumimos hoy aquí.

Partiendo de la base de que el Archiduque Luis Salvador de Austria recaló en las Baleares en 1867, y que después de un periplo interior por Ibiza y Formentera caería rendido de los encantos de Mallorca, recorrer El Camí d S’Arxiduc ―que puedes hacer a pie o en coche― te permitirá empaparte de los mejores paisajes de la isla, además de conocer la historia de tan particular huésped de la isla. Todo comienza en Valdemossa, donde podrás asomarte a sobrecogedores acantilados desde los que podrás observar una vista espectacular, como por ejemplo desde el mirador de Sa Foradada. Se trata de pequeña península con un agujero de 18 metros que le da nombre. Y la ruta no ha hecho más que comenzar…

Otro de los puntos de obligada visita en dicha ruta es el Monasterio de Miramar, fundado en el siglo XIII por Jaume II a petición de Ramón Llull, que fue adquirido por el archiduque en 1872, al enamorarse del lugar. En la visita podrás contemplar los jardines, el claustro de arcos góticos del siglo XIII, la capilla, el interior de la casa y una reproducción del barco de Luis Salvador de Austria, entre otros objetos de interés.

Ya próximo a Déia encontrarás otra de las propiedades del archiduque: Son Marroig, enclave catalogado como Bien de Interés Cultural. Allí se encuentra su museo, con el típico mobiliario mallorquín de la época: tapices, pinturas, vitrinas, collares, cerámicas…

Una buena excusa para recordar la vida del Archiduque Luis Salvador de Austria. Como cualquier otra, ¿verdad?

FUENTE: Lalaviajera.com

Advertisements