Tags

, , , ,

Antonio Vidal ha decidido contarte algunas anécdotas relacionadas con la escritura de su novela Proyecto 2.1. Momentos, situaciones, personajes y circunstancias que te ayudarán a conocer mejor esta novela… Y también a su autor.

Así que, que sea el mismo Antonio Ramírez quien te las cuente sin más preámbulos 😉

El inicio

Las primeras palabras de Proyecto 2.1 las escribí en el 2005, pocos días después de presentar mi proyecto fin de carrera. Desarrollaba la obra en un documento de word que desapareció cuando se estropeó el disco duro de mi ordenador; por entonces llevaba escritas 120 páginas. Perdí información personal importante y borradores de algunas ideas para próximas obras que surgieron mientras escribía. Llegué a pensar que quizá perderlo era una señal que me decía que aprovechara el tiempo en otra afición; afortunadamente no hice caso. Pasaron algunos años hasta que me decidí a intentarlo… por segunda vez. Retomé el trabajo en el 2013 cuando trabajaba en Tarifa, pero en esta ocasión guardaba los progresos en el ordenador, una memoria USB y (por si acaso) en una memoria SD. A finales de ese mismo año concluí mi primera novela: Proyecto 2.1.

¿Existe Proyecto 2.1?

Antonio Vidal, autor de Proyecto 2.1

Antonio Vidal, autor de Proyecto 2.1

Sí. La historia está inspirada en un trabajo de ingeniería que realmente existe y es mi proyecto fin de carrera. Se trata de un sistema de detección de presencia de explosivos en vehículos de motor, cuyo fundamento es medir la masa del coche antes y después del estacionamiento, incluyendo varios sensores para determinar si el vehículo ha sido manipulado durante el tiempo que ha permanecido inmovilizado. Es un prototipo que, según mi información, no se ha desarrollado a nivel comercial. Uno de los profesores que formaban el tribunal de evaluación de mi proyecto, me comentó que era un sistema novedoso y que haría lo posible por ayudarme a desarrollarlo con el fin de ofrecerlo a empresas de ingeniería. Pero comencé a trabajar al acabar mis estudios universitarios y disponía de poco tiempo libre, por ese motivo esta idea no llegó a cuajar.

Proyecto 2.1 Antonio Vidal Editorial AlteraEl título

El primer título que tenía pensado en un principio era Proyecto: Océano de Luz. En ese primer borrador, el proyecto en torno al cual giraba la trama no se trataba de un detector de explosivos, si no a otro cuyo objeto no puedo desvelar por un motivo razonable. La mayoría de las personas que han leído la obra, me animan a que escriba una segunda parte puesto que hay argumento para ello. Por esa razón, mi intención es retomar el proyecto original como base de una posible continuación.

¿Está basada en hechos reales?

No narra una experiencia personal, pero sin duda es algo que fácilmente ha podido suceder en cualquier parte del mundo. El interés que mostró mi profesor por el proyecto me inspiró gran parte del libro. El hecho de facilitarle todos los datos y secretos del trabajo para que él se encargase de ofrecer la idea a empresas, me hizo pensar en la cantidad de inventos que se habían adjudicado personas que realmente no eran los dueños de la idea que vendían. Este aspecto fue fundamental a la hora de definir la personalidad del profesor de universidad que interviene en la obra.

Escenas

Gran parte de la trama se desarrolla en la ciudad de Cádiz. En aquellos capítulos en los que no encontraba las palabras necesarias, o estaba estancado, me desplazaba al lugar en el que sucedía la acción y grababa con una cámara; en algunas ocasiones realizaba el recorrido que hacían mis personajes. Mientras escribía el capítulo, visualizaba los vídeos de las grabaciones y me servían de gran ayuda.

El detalle

volkwagen golf año 89 Proyecto 2.1 Antonio VidalSoy un apasionado del motor en general y del automovilismo en particular. Uno de los capítulos describe una persecución en la que aparece un modelo de coche muy específico y tiene un porqué. Se trata de un Volkswagen Golf del 89: mi primer coche. Adquirí el vehículo de segunda mano procedente de Alemania, y con él realicé varios viajes de largo recorrido. No soy una persona muy aferrada a lo material, pero el apego que sentía hacia aquel coche se lo debía a los buenos momentos y a las experiencias que viví con él. Miles de kilómetros que recorrí con familiares, buenos amigos… y en soledad. El capítulo en el que aparece el coche es mi favorito, ya que mientras lo desarrollaba,  recordaba aquellas vivencias con nostalgia.

Advertisements