Tags

, , , ,

El gran Emperador Carlos V merece siempre una parada, un estudio detenido de su vida, de sus hechos. Una figura que en los próximos meses volverá a ser iluminada por los grandes focos merced a una serie de TV que se está ultimando. Y en Áltera hace un tiempo le dedicamos toda la atención que se merece. Que nunca es poca.

Debe ser difícil abandonar todo tipo de poder, de alharacas, de respeto y honor, y tomar el camino de la muerte para preparar el encuentro con Dios. Puede que en estos tiempos sea inexplicable renunciar a todo para quedarse con nada, y menos recorrer mares y tierras para buscar refugio en un lugar y recóndito, perdido en medio de la nada. Y eso, con las comunicaciones del siglo XVI. No hay más que hacerse a la idea.

Carlos V: su alma y su política Ediciones ÁlteraTodo eso hizo Carlos V. Un personaje con alma, pero también dedicado a un ideal, a una manera de entender el mundo, la vida. Es lo que hace Miguel de Ferdinandy en Carlos V: su alma y su política, una obra que profundiza en la personalidad del Emperador: su irreductible fe ―la sombra de Lutero, la condescendencia que le demostró en Worms, el posterior arrepentimiento por no haber acabado con su vida por aquel entonces―, su educación ―la influencia de Guillermo de Croy, señor de Chièvres―, la relación con su familia ―donde se sucedieron genios como Carlos El Temerario y sus abuelos Maximiliano de Borgoña, Isabel de Castilla y Fernando de Aragón, con enfermos mentales como su madre Juana y débiles como su bisabuelo Juan II de Castilla―, con su mujer, la bellísima y tempranamente fallecida Isabel de Portugal…

Una obra que recoge sus reflexiones más importantes, que analiza el retiro del Emperador en el Monasterio de Yuste y que traza un perfil analítico que sigue las teorías psicológicas de Carl G. Jung, entre otros episodios de uno de los personajes más importantes de la historia. Un estudio imprescindible para conocer la vida del Emperador Carlos I de España y V de Alemania a cargo de un autor que conoció bien la historia del Imperio Español. “No creo que nadie haya sabido seguir con tanta sabiduría y con resultados tan reveladores la sinuosa línea de los Habsburgo, desde su tronco primero hasta el opaco desenlace de los herederos de Francisco José, en medio de una Europa en llamas, poblada de cadáveres que se contaban por millones”. Elogios que Álvaro Mutis, premio Cervantes 2001, dedica a esta obra de Miguel de Ferdinandy.

Advertisements