Tags

, , , , ,

El 14 de mayo se cumplen 461 años del nacimiento de Margarita de Valois, hija de Enrique II de Francia y Catalina de Médici. Conocida como la reina Margot, es uno de los principales protagonistas de La corte del diablo, de Montserrat Suáñez. Le hemos pedido a su autora que nos glose su figura. Ya te advertimos de que te va a encantar.

«…La princesa Margot poseía una gracia exquisita danzando el branle de las antorchas. El fuego arrancaba ígneos destellos a sus ropajes de satén rojo haciéndola parecer envuelta en la pasión de las llamas. Mathieu apenas lograba apartar los ojos de ella mientras se sucedían lentas y majestuosas pavanas españolas y passemezzos de Italia, al gusto de la sangre ardiente que corría por las venas de la princesa. ¡Y qué gracia inigualable mostraba en los pasos que habían traído a la corte las damas que acompañaron a su madre desde su Florencia natal! Margot era diestra en la vivaz gaillarde que tanto agradaba a la reina de Inglaterra; pero también en la más lenta y sensual zarabanda, la finte de Valence y, desde luego, la aiguille de Grenoble, esa danza ágil y rápida que los caballeros ejecutaban con una rosa en la boca.

Margarita de Valois blog Ediciones Áltera»Sus vestidos eran escotados más allá de la osadía, y hasta, en opinión de los más recatados, de la decencia. Cada filigrana de sus corpiños, cada bordado y pequeña pluma era acertadamente elegido por ella para realzar su hermosura, y hacía que todo en su persona continuara siendo adorable aun sometida a tan difícil prueba.

»Mathieu tenía muchos deseos de verla desde hacía tiempo, para saber si era cierto cuanto se decía acerca de la belleza de la hermana favorita del rey. Y no se sentía decepcionado en absoluto: Margot tal vez no era la dama más hermosa de la corte, pero era, indudablemente, una de las más atractivas. Poseía un magnetismo especial.»

Así es como hace su primera aparición en La Corte del Diablo Margarita de Valois, la futura reina Margot. Nacida en el castillo de Saint-Germain-en-Laye el 14 de mayo de 1553, era la séptima de los hijos de Enrique II de Francia y Catalina de Médicis. Fue una mujer sumamente culta que hablaba un perfecto latín, pero tan célebres como su inteligencia y erudición lo fueron también su atractivo sobre el sexo opuesto y su ligereza de costumbres.

Uno de sus amantes más famosos, convertido también en personaje de La Corte del Diablo, fue Joseph Boniface de La Môle, un caballero de Provenza muy apreciado por las damas. Pierre de l’Estoile lo describe así:

“La Môle era odiado y mal visto por el rey, por algunas particularidades, más fundadas en el amor que en la guerra, ya que dicho caballero era mejor campeón de Venus que de Marte; además, era muy supersticioso, gran señor y muy seductor. Como no se contentaba con una sola misa al día, oía tres o cuatro, y a veces cinco y seis, incluso en medio de los ejércitos […] y hasta llegó a decir que si un día dejaba de oír misa creería condenarse. El resto del día y de la noche lo empleaba en el amor, persuadido de que una misa oída devotamente expiaba todos los pecados y picardías que hubiese cometido; por lo que el difunto rey comentaba a veces, riendo, que era posible llevar el registro de todas las calaveradas de La Môle contando sus misas.” 

Portada La corte del diablo Monserrat Suáñez

Un día vio a Margot envuelta en un vestido de brocado con el corpiño abierto, dejando entrever más de lo previsto según el uso de la época, y la pasión se apoderó de él de inmediato. Empeñado en la conquista, decidió recurrir al demonio y pidió a un astrólogo que le procurase un hechizo con el que obtener el favor de Margarita. El brujo modeló una figura de cera con cierto parecido a ella y le atravesó el corazón con una pepita de uva mientras recitaba una antigua fórmula infalible.

Lamentablemente Carlos IX se enteró de la relación. Furioso con la osadía del galán, una noche le preparó una emboscada en una escalera en la que La Môle iba a ser asesinado cuando regresara de la cita con su amante. Pero él, seguramente avisado, no apareció. El caballero, sin embargo, no esquivaría su aciago destino una segunda vez.

La vida de Margot aparece repleta de peripecias y vivencias extraordinarias; cultivó las artes y las letras con igual dedicación que las intrigas políticas y amorosas. Consecuencia de otra de ellas fue su destierro en Usson. Allí permaneció prácticamente recluida entre 1586 y 1605, un tiempo que ocupó en la redacción de sus famosas memorias. En ellas nos describe el reino de Francia en la época de su agitada juventud, unas páginas que constituyen un valiosísimo documento tanto por el testimonio que suponen como por su valor literario. Se trata, sin duda, de uno de los textos más importantes del siglo XVI francés junto a los escritos de Brantôme y de Pierre de L’Estoile, con el interés añadido de que Margarita de Valois fue la primera mujer en escribir sus memorias.

Advertisements