Tags

, , , ,

Una guerra. Una arenga y un joven desposeído de sus bienes que lucha contra la desesperación uniéndose a la fuerza a la naciente flota de guerra chilena. Esta es la historia de Alborada, de cómo un hombre puede alcanzar unos propósitos que nunca imaginó ni soñó sólo con perseverar en sus intenciones.

El escenario de la novela es el continente americano. La época, la alborada de la independencia de sus distintas naciones. Una tras otra consiguen sus propósitos con más o menos resistencia que opone el ya caduco ejército colonialista español. El ejército libertador atraviesa los Andes tras derrotar a las tropas del Gobernador español de Chile en la Cuesta de Chacabuco. Es allí, en pleno campo de batalla, donde el futuro director supremo del país, Bernardo O’Higgins, pronuncia unas premonitorias palabras: “Este triunfo y cien más serán inútiles sin no dominamos el mar”. El objetivo es claro: hacer que Chile, la más pobre y atrasada de las antiguas colonias españolas, posea una escuadra que le permita controlar el Océano Pacífico y derrotar a España en su intento por conseguir la independencia definitiva.

La tarea es titánica, y a ella se consagran los chilenos.

Novela Alborada Enzo GamberiniPero la guerra también tiene la cara de la desgracia. Un joven terrateniente pierde todos sus bienes y se ve abocado a la mayor de las miserias. El único camino que le queda es alistarse como marino a la fuerza en la naciente flota chilena. Algo de paga y un plato de comida caliente. Suficiente para aspirar a algo más que ver amanecer al día siguiente. Pero el joven, cuyos ideales hasta la fecha era inexistentes, comienza a comprender la dimensión de todo lo que le rodea. El mar, los barcos, las maniobras, las tácticas de combate… Y la libertad de su país. En pocos meses, del terrateniente no queda nada, y en su lugar surge un joven cuya mentalidad campesina quedó ahogada por la fuerza del mar y que sólo desea una cosa: vivir en un país libre y en paz.

Enzo Gamberini nos invita con Alborada a viajar hasta los albores de la independencia chilena y a embarcarnos en una aventura en la que el mar dará a cada uno lo que sueños soñaron.

Advertisements