Tags

, , , , ,

Nueve mujeres. Nueve mujeres que dejaron su sello en la historia de este país. Nueve pioneras, nueve mujeres que sintieron en su cuerpo el rechazo, la burla, la ironía. Nueve mujeres que hablaban por millones que, como ellas, ansiaban ser lo que eran: personas con voz y voto. Mujeres que entraron en política y pasaron a la posteridad. Esas Nueve mujeres en las Cortes de la 2ª República.

Siempre es un placer conversar con nuestros autores. Sus charlas son impagables, y las entrevistas resultantes, también. Nueve mujeres en las Cortes de la 2ª República ha conseguido llamar la atención de lectores y críticos por igual. Por eso, por el interés que su obra ha despertado, hemos charlado con Francisco Márquez Hidalgo. Sus opiniones son fruto de una calmada reflexión. La misma que se percibe en cada página de su nueva obra.

Blog Áltera: Nueve mujeres. Tres legislaturas. Las Cortes españolas. Victoria Kent, Clara Campoamor, Dolores Ibarruri… ¿Qué ha pretendido con esta obra?

Francisco Márquez Hildalgo: Tradicionalmente, la historia ha prestado escasa atención a la mujer pese a representar al 50 % de la humanidad. Eso se observa con nitidez cuando nos introducimos en la IIª República y Guerra Civil. Parece como si la mujer no hubiese participado en tan dramático capítulo de nuestra historia. Con el estudio de las nueve diputadas republicanas intento hacer constar que las mujeres estaban presentes, que tuvieron su protagonismo y que lo pasaron peor que los políticos, porque estos (tanto de derecha como de izquierdas) nunca vieron con buen ojo que la mujer participase en política, pese a que la IIª República pretendía ser progresista y avanzada.

Francisco Márquez Hidalgo, autor de Nueve mujeres en las Cortes de la 2ª República

Francisco Márquez Hidalgo.

B.A: Cada una de esas mujeres es un mundo. Ideas, la forma de pensar, su manera de actuar. Tan diferentes las unas de las otras, y sin embargo todas tienen un mismo nexo: representar a la mujer en las Cortes. ¿Qué supuso su entrada como diputadas en esa época en que la presencia de la mujer era toda una anécdota?

F.M.H: Supuso toda una provocación para las élites políticas. A ellos no les preocupaba demasiado que hubiese diputadas, siempre que no defendiesen los intereses propios de la mujer (como el sufragio femenino). Pero cuando lo hacían, Sus Señorías los diputados perdían los nervios. Y aún les desquiciaba más que muchas de estas diputadas estuviesen más preparadas intelectualmente que ellos, como de hecho ocurrió.

B.A: ¿Qué destacaría de la actividad ejercida por estas mujeres durante su periodo como parlamentarias en las Cortes?

F.M.H: La aportación más importante fue la consecución del sufragio femenino. Fue Clara Campoamor la gran protagonista de esa conquista. Para ello se tuvo que enfrentar contra todos: contra su propio partido, contra los otros, e incluso contra las otras dos diputadas (Victoria Kent y Margarita Nelken) que opinaban que las mujeres no debían votar porque no estaban preparadas y porque su voto beneficiaría a la derecha por la influencia ejercida por la Iglesia en aquéllas.

Nueve mujeres en las cortes de la 2ª RepúblicaB.A: De no ser por la Guerra Civil, ¿cree que alguna de ellas podría haberse labrado una carrera como parlamentaria en Cortes, o esta época no pasaría de ser una anécdota en sus vidas, viendo cómo fue su actividad mientras ejercieron su cargo en las Cortes de la República?

F.M.H: Es difícil contestar a lo que podría haber sido, entra dentro de la historia ficción. No obstante, es muy probable que si la Guerra Civil no hubiese cortado de cuajo a la República, algunas de estas diputadas hubiesen continuado en la política. Incluso una, Pasionaria, continuó y terminó convirtiéndose en dirigente del Partido Comunista de España.

B.A: Con el tiempo, algunas de ellas serían más reconocidas por su actividad política o reivindicativa más que por la parlamentaria. En algunos casos conocemos su trayectoria posterior. En el de otras, no. ¿Qué pasó con ellas?

F.M.H: Hemos de tener presente que todas, salvo Francisca Bohigas, que era diputada de la CEDA, tuvieron que partir para el exilio. La distancia y el silencio impuesto por el Franquismo sobre todo lo relacionado con los republicanos provocó que la mayoría de estas diputadas quedasen en el más absoluto anonimato, como si no hubiesen nacido. Las más conocidas son Clara Campoamor, por su lucha por el sufragio femenino; Victoria Kent, por su labor en la Dirección General de Prisiones; y Pasionaria, que volvió a España tras la Dictadura y que consiguió escaño de nuevo en las Cortes en 1977.

B.A: Su querencia por la IIª República es evidente con sólo echar un vistazo a su trayectoria. ¿Podemos esperar más obras suyas en un futuro próximo relacionadas con este tema?

F.M.H: En la actualidad trabajo sobre una hipotética IIIª República en España. Observamos cómo cada vez vemos más banderas republicanas en las calles. Esta circunstancia me ha llevado a reflexionar sobre la IIIª República, pero no desde la demagogia y simplismo practicado por algunos partidos políticos al respecto, sino desde el análisis de nuestras dos experiencias republicanas, las dos fallidas y traumáticas. Es imposible construir una IIIª República sin conocer los errores de las dos Repúblicas anteriores. Que por cierto, muchos de ellos coinciden. Análisis, reflexión, racionalidad; pero no añoranza, porque no se puede añorar lo que ha fracasado, lo que no ha funcionado; pese a que algunos siguen empeñados en mitificar a nuestra pobre IIª República.

Advertisements