Tags

, , , ,

¿Qué es El vendedor de crecepelo? Para encontrar la respuesta a la pregunta tendrás que leer esta entrevista al autor del blog y libro que llevan por título ese nombre. Pero es mucho más; todo lo que pasa por la imaginación de su autor, Martín Domingo, que es inagotable.

El vendedor de crecepelo es una compilación de los artículos que su autor, Martín Domingo, comparte con quien quiera leerlos en el blog que lleva el mismo nombre. Con un estilo directo, mordaz y un punto socarrón, divierte a la vez que no pasa por alto ningún tema de la actualidad. Una fuente de la que apetece beber de cuando en cuando y que, además de artículos, también vierte entrevistas como esta:

Blog Áltera: ¿Qué o quién es El vendedor de crecepelo?

Martín Domingo, autor de 'El vendedor de Crecepelo', de Ediciones Áltera

Martín Domingo, autor de ‘El vendedor de Crecepelo’.

Martín Domingo: El vendedor de crecepelo es un opinionista, como dicen en Italia, un individuo disperso que lo mismo te habla de progres y de Cataluña, que de Miliki o el vecino de la playa. Un sujeto que ha escrito en varios periódicos y hace tres años empezó un blog, cuyos seguidores se han ido incrementando en la misma proporción que disminuía la superficie capilar del autor.

B.A: ¿Por qué El vendedor de crecepelo?

M.D: Porque el vendedor de crecepelo es un fulano que comercia con una mercancía ineficaz, que ofrece un producto que no responde a las expectativas y lo sabe. Era una forma de quitarle hierro al asunto. Yo, que me río de casi todo, tengo claro que eso sólo es aceptable si empiezo por no tomarme demasiado en serio a mí mismo. Lo cual, por otra parte, es bastante sencillo.

B.A: La obra selecciona algunos de los artículos publicados en tu blog. ¿Qué pretendes con esta selección realizada por Áltera Ediciones?

M.D: Hacer reír, cabrear, contar mis cosas, decir algunas verdades con muchos tacos. Hacer pasar al lector del fútbol a la política y de la indignación a la ternura. Bueno, y ligar un poco más, aunque sea con las señoras mayores que leen el ABC, donde, por cierto, escriben algunos de esos columnistas inalcanzables a los que, sin embargo, me gustaría tanto parecerme.

B.A: Quien te siga con frecuencia en tu blog sabrá que no te andas con subterfugios y que llamas a las cosas por su nombre. ¿Es esta obra una llamada de atención para que dejemos de ser pastoreados y que nos paremos a reflexionar acerca de todo lo que nos rodea, o hay algo más, o ni siquiera pretendes todo lo anterior?

El vendedor de Crecepelo Ediciones ÁlteraM.D: Decirle a la gente que no se deje pastorear es una forma de intentar pastorearla. Bastante tengo con intentar mantener la independencia de criterio como para querer imponer el mío –por otro lado, tan poco fiable- a quien me lea.

B.A: ¿Qué o quiénes has querido sacar a pasear por estas páginas? ¿Qué se va a encontrar el lector en ellas?

M.D: El lector se va a topar con progres de manual, irredentistas catalanes, ministros enteraos, jueces sicilianos, víctimas del terror, resultadistas sin resultados, malas compañías… Y encontrará también pasión, amistad, respeto y humor.

B.A: ¿Cómo se consigue ser transgresor sin querer serlo?

M.D: Eso es lo que dice Juan Carlos Ortega de mí porque un día que se vistió de torero le ayudé a deshacerse de un animalista tonto y me cogió cariño. Juan Carlos es un cómico genialoide y una persona muy generosa que, por cierto, acaba de sacar un libro estupendo que recomiendo vivamente.

Advertisements