Tags

, , , ,

Una ciudad sin palacios enormes ni guerreros, sin fábricas ni mercaderes afanosos. Una ciudad diferente, tan lejana y distante que no se apreciaba con la vista, ni mucho menos se palpaba con los dedos. Esta es la historia de La ciudad secreta.

¿Te imaginas una ciudad tan lejana y distante que ni siquiera pudieras viajar a ella aun teniendo todo el oro del mundo para comprar un billete? ¿Una ciudad sin palacios enormes ni guerreros, vacía de fábricas y de mercaderes afanosos?

¿Dónde estaba esta ciudad? ¿Cómo se podía entrar en ella? Sólo algunos privilegiados podían hacerlo. Y sólo con fe se lograba acceder a su interior. Quien lo lograba podía construirla a su antojo, según lo que le dictara su fantasía; era una ciudad sin normas. Sin embargo, cualquier fragmento de esa ciudad colocado de forma errónea suponía dejar de ser privilegiado de vivir en ella.

Eso le ocurrió a Azriel, que fue testigo de la muerte de su padre, un ilustre escriba hebreo apocado a los designios del gobernador romano como otros cientos esparcidos por las calles de Masada y Judea, a manos de los sirios. Al servicio de los romanos, los sirios asolaron y mataron a los judíos y quemaron todas sus aldeas. Por eso luchó decidió luchar con todas sus fuerzas para cumplir la última voluntad de su padre: reconstruir la dignidad de su ciudad secreta.

Tras las excelentes críticas cosechadas por El perfume de la venganza, Manuel Venegas regresa con La ciudad secreta para sorprender a sus fieles y nuevos lectores con una novela que le consagra como un narrador veraz y un contundente prosista.

La ciudad secreta Manuel Venegas Ediciones Áltera

Advertisements