Tags

, , , ,

Ciudades que inspiran lo máximo, historias de las que extraer hasta la última gota, personajes que crear, diálogos que construir… La labor de un escritor, en definitiva. Lo que tuvo que hacer Manuel Venegas para dar forma a La cuidad secreta. Pero dicha labor llevó consigo una serie de confidencias que ahora quiere compartir contigo. ¿Te apetece leerlas?

Por ello, quién mejor que el mismo Manuel Venegas para contarte cómo comenzó todo:

La ciudad secreta Manuel Venegas Ediciones Áltera“Como toda historia que ve la luz, La ciudad secreta también tiene su singladura. Para empezar, y es curioso, cuando comencé a garabatear las primeras letras del libro, la ciudadela de Masada no entraba en escena como epicentro de la novela; eso llegó más adelante.  Estaba inmerso en el manuscrito de El perfume de la venganza y como de costumbre, suelo leer novelas de varios autores, y por aquel entonces acababa de terminar La quinta montaña de Paolo Coelho, que me inspiró a dar vida y prioridad  a la ciudad secreta dejando reposar el otro manuscrito que ya estaba bien avanzado. Más tarde, y creo recordar que tendría tal vez un borrador de cuatro capítulos, leí un artículo sobre Masada, y de repente se fragmentó mi primera síntesis: Masada y su historia. ¡Esa es la trama! Ya puedes imaginar que tuve que reconstruir la novela desde el principio, pero lo hice con gran satisfacción y un gran cúmulo de ideas por desarrollar. Era consciente de la dificultad de transmitir al lector la historia de la fortaleza de Masada sin caer en el automatismo de una enciclopedia, pero también de que todo acontecimiento histórico tiene lagunas, vacios que nadie ha logrado descifrar o saber aún la verdad, y en eso me basé; en darle vida a personajes y peripecias siguiendo la línea cronológica histórica que, evidentemente, yo no podía cambiar.

Manuel Venegas, autor de La ciudad secreta Ediciones Áltera

Manuel Venegas, autor de ‘La ciudad secreta’.

Todos el que conoce la historia de Masada sabe cuál fue su desenlace, y yo me planteaba lo siguiente: “¡Necesito un final original y personal, sin restarle crédito a los escritos de Flavio Josefo!”. Y creo haberlo conseguido en esta novela. Tengo la sensación de haberle dado un toque mágico a aquel tétrico día en que Flavio Vespasiano y su legión derribaron la muralla de la fortaleza. Para ello, y como dije antes, tuve que reconstruir la novela desde el principio, creando nuevos personajes y escenarios. Año 66 d.C, Azriel, un niño de apenas diez años, fue el elegido por Dios para transmitirle a través de un ángel la fe y la sabiduría para salvaguardar la fortaleza de Masada, y para ello debería instruir en la fe a tres discípulos más. Un sinfín de acontecimientos se sucede en su intentona de reclutarlos: pruebas de fe, conspiraciones e idilios que pondrán en peligro sus vidas y las de sus allegados.

Año 73 d.C.

¿Consiguió Azriel sus discípulos? ¿Tuvo el desenlace esperado la fortaleza? ¿Quién erró y perdió la fe en el ángel?, ¿Qué y a quién halló el general romano Flavio Vespasiano en el interior de Masada?

Esas son la cuestiones que, a la postre, dan el toque personal al desenlace de La ciudad secreta.

Advertisements