Tags

, , ,

Un pueblo, tres niños, una naturaleza opresiva… Ingredientes suficientes para convertir Gorgol, el final del bosque, en una aventura de la que no te podrás separar hasta que la termines. Y tardarás muy poco en hacerlo…

Gorgol, el final del bosque es una de esas novelas que no puede soltar una vez la cojas. Atrapa, abruma, sobrecoge y, finalmente, libera al cuerpo de una tensión que sólo un escritor como Daniel Torres Bendito, con gran experiencia en el mundo del cine, es capaz de dotar a una novela. La charla que mantuvimos con él hace unos días te sumergirá por completo en el mundo de Gorgol… Si eres capaz de resistirlo.

Blog Áltera: Gorgol parece un pueblo muy tranquilo. Después de leer la novela, puede que haya gente que todavía tenga ganas de visitar Gorgol. ¿La recomendarías… si existiera como tal?

Daniel Torres Bendito: Por supuesto que lo haría. De existir de verdad, Gorgol resultaría un pueblo maravilloso, de belleza tan impresionante como sus pueblos vecinos: Sandiniés, Tramacastilla de Jaca y Piedrafita. Claro que cuando se echara la noche, procuraría permanecer bajo techo. Y, desde luego, nunca me aventuraría solo por los bosques de La Partacua. Por si acaso…

Daniel Torres Bendito, autor de 'Gorgol, el final del bosque'

Daniel Torres Bendito, autor de ‘Gorgol, el final del bosque’.

B.A: Tres jóvenes: una huérfana, una joven de alta cuna y un niño recién llegado a un pueblo donde su madre pretende que recupere la salud. ¿Qué nexo de unión pueden tener cuando parecen tan diferentes?

D.T.B: Un intenso amor filial que sobrepasa las fronteras de lo sano y cae en lo asfixiante, casi en el abuso; y el esfuerzo titánico y desesperado de los críos por librase del yugo materno.

B.A: Tres personajes bien distintos y que analizas de una manera especial, cada uno con sus circunstancias.

D.T.B: Es cierto, la historia de cada uno de ellos es bien distinta, tanto como sus circunstancias, su tiempo y el lugar donde nacieron. Sin embargo, curiosamente y de manera en apariencia casual, los tres terminan confluyendo en el mismo sitio, Gorgol, al mismo tiempo. Y entonces, solo puede ocurrir lo que ocurre…

B.A: ¿Qué papel juegan la naturaleza, en general, y el pueblo, en especial, en esta novela?

Gorgol El final del Camino Daniel Torres BenditoD.T.B: La naturaleza exuberante y sobrecogedora del Valle de Tena cuenta con un papel fundamental en esta historia. Conozco muy bien el lugar, pues prácticamente me crie allí, lo he frecuentado muy a menudo desde bien niño. Esa embriagadora sensación que le nubla a uno los sentidos al ser abrazado por la belleza de sus bosques me resulta muy familiar. Pero también el temor que el bosque a veces inspira, como si hubiera algo agazapado entre la espesura, algo que te observa y espera…

B.A: Uno de los aspectos que llama la atención de esta obra es que su lectura es ágil y muy rápida, como si estuvieras viendo una película. ¿Qué influencia en la escritura ha tenido tu ocupación profesional?

D.T.B: Aunque el guion cinematográfico y la novela son dos géneros diversos, hay ciertos aspectos que se transfieren muy bien de un formato al otro. Por ejemplo, mi experiencia como guionista de cine me ha servido de gran ayuda a la hora de desarrollar el perfil de los personajes, sus arcos dramáticos, los diálogos, la acción y el ritmo. Por el contrario, como novelista tuve que cuidar más las descripciones tanto de los lugares como de las emociones de los personajes (algo que en cine se consigue a través de la interpretación de los actores). Pero, en definitiva, en ambos casos se trata de contar una historia y yo las veo en imágenes, como si se tratara de una película.

Advertisements