Tags

, , , , ,

Víctor Pons Roger ha escrito una novela que sorprende, cautiva y no deja indiferente. Se nota a la legua que sabe de lo que habla y escribe. Dirección destino se llama su opera prima, y cuenta todo su proceso creativo en esta interesante entrevista.

Dirección: destino no se parece en nada a lo que puedas haber leído hasta la fecha. Su temática, el contenido que encierra, la manera de contar la historia… Víctor Pons Roger emana filosofía, una manera peculiar de contar las cosas. Y por ello es capaz de trazar historias imposibles que te sumirán en una continua duda a la que darás vueltas sin parar buscando una respuesta que te satisfaga. La que plantea en esta novela es de las más acuciantes para el ser humano. Todo un placer charlar con él.

BLOG ÁLTERA: ¿Qué propones al lector con esta novela? Desde luego, con la frase con la que arranca la trama: —“Diez millones, y conocerás la fecha de tu muerte”—, pensará que está ante una novela negra o un thriller más…

Víctor Pons Roger: La propuesta es conseguir que el lector pueda disfrutar de la obra de dos maneras distintas. Por un lado, tenemos la novela: una historia que vira entre lo costumbrista y lo fantástico, y en donde, al más puro estilo de Oscar Wilde, se reflexiona sobre diversos temas de actualidad aderezados con todo tipo de aforismos y sentencias mientras la trama fantástica, poco a poco, avanza hacia su desenlace. Y por el otro, tenemos un ensayo filosófico, que analiza, de manera más o menos pormenorizada gracias a distintos ejemplos, diferentes situaciones, mediante las cuales no sólo los personajes de la novela sino las personas reales, las de carne y hueso de verdad, se ven conducidas ante un destino que creen conocer de antemano.

Gracias a las posibilidades que plantean sus diferentes lecturas, estamos ante una novela que puede ser leída, y disfrutada, por una amplia variedad de público.

B.Á: Dirección: Destino gira en torno a Mathias, personaje que recibe de labios de una mujer la mencionada frase. La novela salta de un escenario a otro, presenta distintas situaciones y en todas ellas los personajes se ven arrastrados de una u otra manera hacia un destino inmutable. ¿O no?

V.P.R: En efecto, a los personajes les alcanza un destino que sin duda es inmutable. El destino que les ha tocado vivir es el que es, eso es así, y eso no se puede cambiar.  Sin embargo, la pregunta que se debe hacer el lector, la reflexión que le plantea el texto, es: ¿Por qué los personajes son alcanzados por ese destino en concreto? ¿Estaba escrito y, hagan lo hagan, no lo podían evitar, o han sido precisamente sus actos, realizados desde su libertad, desde su libre albedrio, los que les han conducido hasta dicho desenlace?

B.Á: La novela está cargada de un fuerte mensaje filosófico. Comenzando por el título y siguiendo con la trama. ¿Por qué este cariz filosófico? ¿Qué pretendes con ella?

V.P.R: Creo que el objeto principal de una novela es entretener. Si no entretiene, mal empezamos, pues conseguir que alguien lea algo que aburre es, más que difícil, imposible. Sin embargo, hay textos que, además de entretener, consiguen que el lector empatice con la obra. Consiguen, a través de la mera lectura, una reacción en el lector. Esta reacción bien puede ser algo físico como sudor, risa, suspiros… Bien puede ser un sentimiento: tristeza, alegría, miedo… o bien, puede ser algo intelectual y suscitar en el lector preguntas o reflexiones de toda índole.

Para mí, estos textos narrativos, que van más allá del mero entretenimiento, son los que tienen verdadero valor. Y tienen verdadero valor porque no son obras que se consuman una sola vez y en un solo acto, sino que permiten que el lector pueda volver a vivir esas reacciones, esos sentimientos, cada vez que vuelve a leer la novela.

Dirección: Destino es una novela que, además de intentar entretener con sus historias y personajes, busca una reflexión en el lector. Le plantea y le suscita preguntas, que solo él va a ser capaz de contestar.

Además, el texto está preñado de una simbología propia, dobles sentidos y diferentes lecturas, por lo que es una novela que permite volver a leérsela de nuevo, y a disfrutar de ella, como la primera vez.

B.Á: Se ha llegado a decir que Gérard Genette le hubiera encantado leer Dirección: Destino. Una novela en la que juegas con los tres tiempos: el anterior, el simultáneo y el ulterior. ¿Por qué este juego de los tiempos verbales?

V.P.R: Pudiéramos pensar que el uso de tres tiempos verbales diferentes, en tres narradores distintos, no es más que un recurso estilístico, una especie de ardid literario que busca la diferenciación y originalidad con respecto a otras obras narrativas. Y aunque en parte es así… no es, ni de lejos, el verdadero motivo de esta peculiar estructura. La realidad es que existía la necesidad de que cada uno de los narradores se expresará conforme a su verdadera naturaleza… Y este distinto uso de tiempos verbales resulta fundamental para comprender, para adivinar, quién es de verdad el narrador.

No quisiera evitarle al lector el placer de descubrir, por el mismo, a qué me refiero con la frase anterior, pero sí quiero decir que, por ejemplo Sandra, el personaje que se expresa en futuro, lo hace así porque este modo de expresión es intrínseco a ella, es parte fundamental de su personalidad, de su naturaleza, es parte esencial de su don y de su maldición…

Dirección Destino Víctor Pons Sello Lacre

B.Á: Al principio de la novela hay un pequeño poema que deja entrever un poco el uso de estos tiempos verbales, a la par que saca a relucir el concepto del Eterno Retorno. ¿Tiene algo que ver dicho concepto en el desarrollo de la trama?

V.P.R: Por supuesto. Y no solo en la trama, sino en la propia estructura de la obra, y en el uso de los referidos tiempos verbales. El concepto el Eterno Retorno, en donde todo ha sucedido antes, y en todo volverá a suceder una y otra vez de igual manera, conlleva, de manera intrínseca, una negación del libre albedrío.

La novela, como ya se ha dicho, explora el concepto del libre albedrío en contraposición a un destino invariable y definido de antemano, y en este destino invariable, puede tener cabida el concepto del Eterno Retorno. De todos modos, el texto plantea un particular Eterno Retorno, tiznado de aires “orientales” y reencarnación, además de ser exclusivo para ciertos seres… alejándose un tanto de la idea originaria de los Estoicos o Nietzsche. Aun así, es inevitable darse cuenta de la clara referencia a Zaratrusta en un determinado momento de la novela.

B.Á: Asimismo, Dirección: Destino es una de esas excepcionales novelas que puedes leer en infinidad de ocasiones, y en donde siempre encontrarás un detalle, un matiz nuevo. En estos tiempos de literatura consumista, dar con una novela así es toda una bendición…

Como digo, la obra presenta un texto apto para todos los públicos y gustos. De este modo se intenta que tanto el lector que no quiere ir más allá del mero entretenimiento pueda disfrutar de una historia amena, original, y no muy larga; y que el lector que busca algo más profundo, algo más intelectual, pueda re-leer y re-descubrir la novela tantas veces como considere oportuno.

Advertisements