Tags

, , , , , , ,

En la vida hay muchas Doras. Mujeres que buscan una manera de escapar de una realidad asfixiante; que buscan una salida, una vía de escape para una vida donde la felicidad sea algo real y no artificial. Por eso muchas Doras se sentirán identificadas en Tres Tazas, la primera obra de María Eliezier Bordallo.

María Eliezier Bordallo rebosa dulzura y serenidad, y eso se palpa en cada línea de Tres Tazas, su primera novela.  Hemos charlado con ella, y el resultado es esta entrevista. Merece la pena gastar unos minutos leyéndola.

Blog Áltera ¿A cuántas Doras rinde homenaje esta novela?

María Eliezier Bordallo, autora de 'Tres Tazas'. Ediciones Áltera

María Eliezier Bordallo, autora de ‘Tres Tazas’.

Mª Eliezier Bordallo: A todas aquellas personas, hombres y mujeres, que salen de una situación de opresión y maltrato y tienen valor para enfrentarse a su problema. Hay muchas maneras en las que algunas personas abusan de otras, incalculables, pero creo que hay que aprovechar la mínima oportunidad que te da la vida para escapar. Si lo haces, al final del camino suele aparecer la luz de la esperanza.

B.Á: Dora desea escapar de un mundo real para vivir en uno irreal y encuentra a un viejo profesor traumatizado. ¿Qué ve en él para plantearse cambiar de existencia?

M.E.B: Encuentra en él lo contrario de lo que había tenido hasta ahora: fragilidad, educación, bondad, consideración, atracción y sufrimiento. De alguna manera se hermana con él, ambos se acompañan en el dolor, se ayudan y protegen.

B.Á: Curiosa la vida. Dora sale de una cárcel en vida para ir a una cárcel abandonada que simboliza una nueva vida. ¿Por qué esta novela? ¿De dónde sale un argumento como éste?

Portada-Tazas-Sello LacreM.E.B: Efectivamente, la cárcel abandonada supone para ella una nueva vida, la vida de la libertad y de la seguridad de no toparse con su maltratador. Se encierra voluntariamente para ser libre. Lo mismo le sucede de alguna manera al profesor: se encierra para curarse de su mal psíquico. Es ambos personajes se da contradicción con coherencia. Esta novela surge de un hecho concreto y de mi imaginación. Los personajes te arrastran, yo he llorado y reído mientras la escribía porque ellos iban encontrando su camino, y yo no podía hacer otra cosa si no contarlo.

B.A: En tu novela plasmas muy bien la asfixia por una vida que no gusta, y después la esperanza de otra distinta. ¿Es una novela de sentimientos o prefieres despertarlos entre los lectores?

M.E.B: Sí, quiero plasmar el paso de la asfixia a la esperanza. Paso largo y valiente, donde se entremezclan sentimientos muy variados. Aparte del amor está la amistad, la lealtad, la avaricia, el rencor, la envidia, la maldad… Pero, además, y por encima de todos ellos, quiero resaltar la bondad. También me ha complacido mucho recorrer la ciudad que yo tantas veces he paseado y plasmar no sólo rincones y calles, sino también a personas rudas y sencillas para que algunos recuerden cómo era antes la vida a diferencia de ahora.

Advertisements