Tags

, , , , , ,

El sonido de mi llanto es la novela más intimista de José Manuel Sánchez Chapela. Un cambio de registro tras escribir El manuscrito de Gaspar de Montiel, con el que rendía homenaje a Miguel de Cervantes. Ahora apuesta por abrir sus sentimientos en canal. Y lo consigue con una novela plagada de ingredientes para conseguirlo. Él mismo lo explica en estas curiosidades.

Como te decimos siempre, nadie mejor que un autor conoce su obra, sus entresijos, cómo respira. Por eso les pedimos que te transmitan esas sensaciones, que te cuenten qué sentían mientras la escribían, que te trasladen esos sentimientos. Y más en el caso de una novela como El sonido de mi llanto, con la que José Manuel Sánchez Chapela desnuda sus sentimientos como nunca hasta la fecha. Estas curiosidades relacionadas con su obra lo demuestran:

“La semilla de esta novela se sembró hace años, muchos años. Un día un amigo me contó una historia que me impactó, y de algún modo se quedó grabada en mi interior a la espera de germinar cuando llegara el momento.

La historia de una tragedia familiar, de cómo una equivocación o un mal paso pueden cambiar en un momento la vida de una persona y de todo su entorno. Un error, una debilidad, una pasión momentánea pueden originar que una persona sea expulsada de su paraíso y sentenciada a vivir en soledad, sin más compañía que sus recuerdos y sus remordimientos.

sonido-de-mi-llanto-altera

Si la semilla llegó de fuera, los otros condimentos o abonos los aporté yo:

  • La ubicación. Si bien la historia es ficción, toda la ambientación geográfica me es muy cercana: Salamanca y su convulso mundo universitario de finales de los 60 y principios de los 70; la hermosa sierra de esta provincia, lugar de origen familiar del protagonista y centro de referencia y anclaje esencial para entender al personaje; el Madrid festivo y alegre de finales del siglo XX; la Marbella exuberante del glamour y del lujo, pero también de la especulación inmobiliaria y la corrupción de principios del siglo XXI. Todos esos puntos geográficos tienen gran relación conmigo, y yo necesitaba sentirme cómodo con la ambientación que soporta la trama y la intriga para así poder centrarme en la descripción psicológica de los personajes.
  • Las alusiones astronómicas. Desde el principio vi que debía ubicar a los protagonistas en estrecha relación con el Universo; necesitaba contraponer la inmensidad del cosmos y su equilibrio inestable a la pequeñez de los problemas de los personajes y al caos provocado por sus debilidades y pasiones.
  • La portada. Durante meses estuve buscando una imagen para la portada, y cuando vi en una agencia de Londres una fotografía en blanco y negro decidí que eso era lo que andaba buscando. La especial relación que se establece en la obra entre el nieto y el abuelo es una de las claves de la historia, y la silueta de ambos de espaldas y caminando por el campo es más explicita que mil palabras (el equipo creativo de la editorial también ha puesto su granito de arena para conseguir el efecto buscado).
  • Los protagonistas. La traición, los celos, la venganza, el odio, la violencia, la muerte, pero también el amor, la amistad, la lealtad, la familia: ellos son los protagonistas reales del relato, los que mueven los hilos de los otros, los que tienen nombre (Marcial, Sebastián, Elena, Silvia, Alba).
  • Las cartas. La estructura epistolar de la obra me ha permitido plasmar los más íntimos pensamientos y sentimientos de Marcial.
  • El último ingrediente es el título, pero permitan que no desvele el motivo de su elección; para entenderlo hay que leer la obra”.
Advertisements